17 octubre, 2013

RE-CORDAR

Maldita memoria.

Hay veces que parece que está viva la hija de puta;
tanto que es ella la que me recuerda a mí,
y me revive en su etimología como libremente quiere.

Y me ríe si juega, si aprende, si se enamora,
y me bebe en los bares donde atienden la desesperanza,
el destino que hasta los hielos se traga.

Pero también el tiempo tiene derecho a protestar,
a no conformarse con ser tan jodidamente breve
y tan lleno de problemas, miserias, gilipolleces
que para saber que hemos vivido tenga que recordarnos.

1 comentario: